Hoy os hablamos de una boda tradicional rumana. Una fiesta bonita y sencilla.

Siempre es motivo de alegría la celebración de una boda. Simboliza el amor que dos personas sienten entre, si y lo demuestran con los votos del matrimonio para que todos sepan de su unión y felicidad.

La fiesta que simboliza la unión de dos personas puede ser tan diferente como variado es el mundo que nos rodea.

En Eventos Bodegas el Castillo siempre nos sentimos honrados con la celebración del banquete de bodas en nuestras instalaciones. Pero cuando la boda no es una boda tradicional de nuestro país, nos congratula aprender y disfrutar de costumbres que siempre nos enriquecen y enseñan cosas nuevas.

El día 3 de Septiembre de 2016, tuvimos el placer de acompañar a Cristina y Elvis en la celebración de su boda tradicional rumana. Desde Villanueva de Alcardete se trasladaron a nuestro Castillo para pasar un día de alegría y celebración.

Un poco de historia sobre las bodas rumanas. (enlace)

Según la tradición,  los amigos del novio raptan a la novia para llevarla a un lugar céntrico de la ciudad o pueblo donde el novio tendrá que encontrarles  mientras se baila y se inmortaliza el momento con las fotos de rigor. El novio tendrá que negociar la liberación de su amada y una vez conseguida todos saldrán a celebrar el acontecimiento por las calles del lugar.

En el banquete la novia tomaran tres bocados de una galleta a base de dulce de miel y un trago de vino.

La entrega de anillos también tiene su historia. El padrino los intercambia tres veces, dicho intercambio significa que la debilidad de uno será compensada por la fuerza del otro y la imperfección de uno con la perfección de otro.

Como hemos podido comprobar, todas las costumbres que representan un momento tan importante para la vida de dos personas están envueltos por actos tan bellos como sinceros.

Nos despedimos con nuestro agradecimiento para esta pareja que seguro tendrá una singladura en común, plena de alegrías y experiencias maravillosas.